La diversidad de sabores, la oportunidad de innovación y la proyección de un crecimiento de mercado llevan a pensar en frío: Sí, en un negocio de helados.

En México existen unas 400 mil heladerías, las cuales parecerían tener copado el mercado. Sin embargo, la alta concentración de estos negocios en las grandes ciudades y el bajo consumo percápita hacen creer que en este rubro no todo está escrito.

Sin embargo, es claro que en el país persisten las heladerías tradicionales, con perfiles poco innovadores o que prefieren no arriesgar ante un mercado desconocido. Ahí es donde se aprecia una buena oportunidad para el emprendedor que quiere apostar por algo más novedoso.

Un mercado rico en oportunidades

Para su publicación es necesario firmar la foto

El actual mercado del helado también ha generado una oferta que, aunque no sea la más original, sí es la que espera prácticamente por default el consumidor.  Debido a ello, la recomendación de especialistas es, antes de innovar, asegurarse de mantener los productos para el mercado que ha sido educado por lo convencional, para posteriormente darse a la tarea de generar un diferencial de marca.

Un ejemplo son los sabores fresa, vainilla, napolitano y algunas combinaciones con galleta, así como otras opciones como zarzamora y pistache.

En cuestión de tendencias e innovaciones, se pueden encontrar combinaciones y usos de nuevas técnicas y recursos. Tenemos el uso del nitrógeno, la esferificación, los toppings (coberturas especiales)

El mercado del helado en México tiene en sus índices bajos, pero de rápido desarrollo (se calcula un crecimiento de 12% anual en el sector), la oportunidad de ser parte de un negocio en expansión. La innovación es una de las llaves para sostener estos números.