Agregar flores comestibles a diferentes postres, ha pasado de ser una práctica poco común para convertirse en el complemento perfecto de muchos, principalmente de aquellos que disfrutan de combinarlo con helados de contextura cremosa. Pero, ¿cuál es el mejor modo de añadir este ingrediente a nuestras preparaciones? Por tratarse de un topping fácil de manejar, funciona muy bien si quieres darle un toque de color único que transforme un sencillo postre en una auténtica obra de arte.

Violetas en tus postres

Además de ser visualmente hermosas, gracias a la combinación de sus atractivos colores, las violetas corresponden una de las flores comestibles más completas y simples de integrar. Su sabor es ligeramente dulce, perfumado y, por supuesto, muy floral y puede consumirse en estado fresco o seco por igual. En la mayoría de los casos, se utilizan para elaborar infusiones, rellenar tortillas, como parte de ensaladas, para hacer bebidas e incluso como decoración para diferentes postres con crema.

Las Rosas: una clásica opción

Son casi infinitos los colores en los que podemos encontrar las rosas, y su elegancia innata las hace particularmente ideal para pasteles y demás. Con un sabor que recorre lo dulce y lo picante, es común encontrarnos rosas como parte de mermeladas, helados y cremas, aunque en algunos países árabes también son empleadas para perfumar platos, incluidos el cuscús y ciertas preparaciones con cordero.

Azucenas que intensifican sabores

Otras de las flores comestibles clásicas, son las azucenas, muy valoradas en el mundo culinario por su sabor y el estallido de sus colores. Si realizamos una comparación con respecto a su sabor, diríamos que este se asemeja al de la lechuga o el melón, una mezcla refrescante que deja un regusto dulce en el paladar. En los países asiáticos, suelen ser vistas en diferentes presentaciones y sirven para acompañar desde ensaladas y postres hasta recetas hechas con cerdo.

El dulce aroma de la Lavanda

Su color celeste pálido y su exquisito olor, hace que la reconozcamos inmediatamente. La lavanda conserva un sabor levemente picante y cuya característica principal se encuentra en el perfume que desprende. Son múltiples los usos que se le dan en la cocina, lo cual incluye utilizarla como guarnición del pollo, el conejo y el arroz. También es común emplearla en la preparación de infusiones de té y como ingrediente base de helados y dulces.

Los múltiples usos de la Caléndula

Su color amarillo o naranja, le otorgan un gran atractivo visual, sólo opacado por el sabor ligeramente amargo y picante que desprende cuando la probamos. Aunque sus pétalos secos y machacados funcionan muy bien como condimento y colorante para el arroz, también son perfectos para incorporar en diferentes tipos de ensaladas. En pequeñas cantidades, puede integrarse en postres como flanes y helados.

Menta que refresca

¿Y cómo no maravillarnos con el sabor intensamente refrescante de la menta? Desde bebidas frías hasta ensaladas, su flor es el complemento ideal de nuestras comidas, sobre todo de postres fríos. Casi siempre funciona como elemento decorativo, aunque también su función radica en “limpiar el paladar” de sabores particularmente fuertes para mejorar la experiencia de disfrutarlos.

Color y sabor en un solo postre

Si quieres reinventar por completo la forma de comer helado al añadir un topping tan especial, ligero y delicioso como las flores comestibles.

Con el exquisito helado que puedes lograr con las máquinas y bases de helado que FREDDO tiene para ti con sus nuevos sabores con recetas exclusivas con el mejor sabor adorna los mejores helados con las flores de tu agrado y consiente a tus clientes con algo único.