El helado suave tiene un contenido graso inferior al de un helado normal, del 3 al 6%. El hecho de que se produzca y se consuma a una temperatura más alta, a unos -4ºC, permite a las papilas gustativas percibir más y mejor su sabor.

Además, el helado soft contiene aire, introducido en el momento de su congelación, para hacerlo aún más cremoso, suave y ligero. Para un sabor idóneo, el contenido ideal de aire debe estar entre el 45 y el 70% de su volumen y el almacenaje debe hacerse en una máquina especial.

¿Y cuál es la diferencia con el yogurt helado?

Para elaborar y servir el yogurt helado, normalmente se utilizan las mismas máquinas que para el helado soft, por lo que es habitual confundirlos. El yogurt helado es en realidad un helado elaborado a base de yogurt, mientras que en el helado soft hay que complementar la carencia de grasa e introducir aire para conseguir la textura y el sabor apropiados.

Salsas, topping y decoración

El helado suave es popularmente conocido por obtenerse de una máquina dispensadora y sobretodo es famoso por su deliciosa combinación con salsas y coberturas al baño María como Stratachela, Nutella… o divertidos y coloridos toppings como frutos secos, Lacasitos, galletas, chucherías, trozos de frutas naturales, smoothies… No hay dos helados soft iguales.